Nuevos caminos

Sí, lo sé, está esto un poco desangelado. Tengo muchas ideas en la cabeza pero no encuentro el momento de plasmarlas. El motivo es muy bueno, así que me vais a tener que perdonar. Después de un tiempo intentando encontrar mi sitio por fin he comenzado un proyecto que me ilusiona. Y mucho. Continue reading “Nuevos caminos”

Anuncios

Especial LOS 90

Yo a principios de los 90 ya sabía que quería ser científica. Me había tragado todos los documentales de Rodríguez de la Fuente y Cousteau durante la infancia y me había enamorado de Érase una vez la vida. Y ahora que mis hormonas empezaban a aflorar y tenía una edad de dos cifras llegaban Jurassic Park, Expediente X, 12 Monos, Contact o Gattaca para alimentar más mis fantasías. Ya no había vuelta atrás. A pesar de que las cosas nunca han sido fáciles no me arrepiento de haber elegido el apasionante camino de la ciencia. Ahora sé cuantísimos matices de la vida me hubiera perdido de no haberlo hecho. Continue reading “Especial LOS 90”

Principia Magazine: La mujer que vivía en el núcleo de una célula de maíz

Gustándome como me gusta a mi Principia Magazine no podía dejar pasar la oportunidad de contar la historia de la gran Barbara McClintock a través de esta plataforma maravillosa. Continue reading “Principia Magazine: La mujer que vivía en el núcleo de una célula de maíz”

¿Sueñan los androides con árboles vivos?

Anteayer fui a ver la secuela de Blade Runner a los cines Phenomena de Barcelona y no me decepcionó lo más mínimo. Casi tres horas de metraje que se me hicieron cortas y me dejaron con una sensación de ensimismamiento que hacía tiempo que no sentía al salir del cine. Continue reading “¿Sueñan los androides con árboles vivos?”

Especial CIRCO

Cuando Tod Browning filmó “Freaks” en 1932 contó con un elenco de intérpretes con aspectos muy peculiares. Lejos de ser engendros o freaks, estas personas son meros humanos mutantes, como todos nosotros. Lo que ocurre es que las mutaciones que sufren les confieren unas características físicas un tanto esperpénticas en comparación con los benditos cánones que ya estamos hartos de tener que seguir. Continue reading “Especial CIRCO”

El aroma de la lluvia

En Barcelona ya ha comenzado la época de lluvias. Aunque el volumen de precipitaciones no se acerca ni de lejos al de mi tierra, para los locales cuatro gotas son sinónimo de hecatombe. El otro día dejé la bici y fui caminando al trabajo porque el cielo anunciaba tormenta y a mi paso por una zona ajardinada comenzó a llover. Fue entonces cuando, después de un seco verano, volví a percibir el aroma de la lluvia: el petricor. Continue reading “El aroma de la lluvia”

Especial FUNCIONARIOS

Cuando en 1993 Olga Maria de Souza, cantante del grupo italiano Corona, nos hacía mover el esqueleto con su “This is the rhythm of the night, this is the rhythm of my life”, algo de biología sabía la tía. Los animales, las plantas y muchos microorganismos son rítmicos. Y esto no quiere decir que tengan las habilidades corporales de James Brown, sino que sufren variaciones en sus funciones metabólicas y fisiológicas en relación con ciertos factores ambientales. Por ejemplo, en el caso del Homo sapiens, la hormona vasopresina –que entre otras funciones regula la diuresis, es decir, las ganas de miccionar– aumenta sus niveles de manera creciente a lo largo de la noche para que así no tengamos ganas de ir al WC cada 2 horas. Imaginaos que por la noche tuviéramos la sed que tenemos durante el día: no dormiría ni Jesucristo. Otro ejemplo muy gráfico es el de la melatonina. Hacia las 21:00 comienza a subir la producción de esta hormona del sueño, cuya síntesis depende de las horas de luz/oscuridad, la estación del año, la edad y el estrés. Un momento. Esto explicaría por qué cuanto más me acerco a los 40 más me cuesta dormir…

Los niveles de innumerables hormonas y metabolitos dependen pues de componentes externos como la hora del día y la temperatura. Este fenómeno lo conocemos comúnmente como ritmos circadianos o biológicos. Ellos son los culpables de nuestro jetlag, de que tres días seguidos de Sónar alteren nuestro descanso durante los siete días siguientes o de que una cena copiosa y tardía se convierta en una losa en nuestro estómago. Nuestro organismo no funciona de igual manera a las 8 de la mañana o a las 8 de la tarde. Y menos mal.

1280px-Biological_clock_human.svg
Ritmos circadianos del ser humano. Como podéis observar hacia las 21:00 comienza a segregarse melatonina y a las 7:30 deja de producirse. Esta hormona permite que podamos dormir. Bendita sea. (Fuente: Wikipedia)

Hace relativamente poco se comenzó a hablar en prensa de la importancia de ajustar nuestros horarios laborales a los ritmos biológicos. Este es un problema al que nos enfrentamos especialmente en España, cuyos tiempos de trabajo, comidas y sueño van totalmente en contra de nuestra biología. Cenamos pasadas las 21:00, cuando nuestro sistema digestivo ya está en reposo y además dormimos más bien poco. También se ha visto que los trabajadores del turno de noche aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. Los perfiles hormonales se alteran con la variación de los ritmos circadianos y el cuerpo pone parches como puede, pero al final se hace la picha un lío y pasa lo que pasa. Si a todo esto además le sumamos que existen personas matutinas y vespertinas, la cosa se complica sobremanera.

Así que ya sabéis, no forcéis la máquina demasiado porque repercutirá en vuestra salud. No le pidáis a vuestro cuerpo que después de 9 días de Sanfermines haga el Camino de Santiago y la Ruta del Cares. Eso es como pedirle a un funcionario de la administración pública que te ayude con el impreso 581 a las 11 de la mañana. Pues no, maldita sea. Es la hora del hamaiketako, del almuerzo, del café. No seáis exigentes, los funcionarios también son rítmicos a su manera. Está en su naturaleza.

El Lamonatorio en El Mono revista cultural (El Mono #54)

La bacteria asesina de olivos

En la carrera tuve una gran profesora de Fitopatología: la Dra. Jone Aguirreolea. Recuerdo que a todas nos encantaba “Fitopato” sólo por lo increíblemente ordenadas y claras que eran sus explicaciones. Podías terminar la asignatura casi escribiendo un libro sobre el tema gracias a los apuntes tan estupendos que llegabas a tener. Cada día nos hablaba de una enfermedad vegetal, nos explicaba el microorganismo que la causaba y exponía su ciclo vital y sus posibles tratamientos. En esta asignatura descubrí que los cultivos enferman como las personas y que es necesario curarlos porque las dolencias del campo son también dolencias para nuestra sociedad; si algo no va bien en los cultivos nuestra economía se va al traste. Y al traste pueden irse los olivares españoles por culpa de falsas creencias y una mala gestión gubernamental. Continue reading “La bacteria asesina de olivos”

Objetivo Birmania: de huertos flotantes y otras hierbas

En junio mi amigo David estuvo de viaje por Myanmar. A lo mejor este nombre no os suena mucho pero si os digo Birmania seguro que la cosa cambia un poco. Los diferentes apelativos que tiene esta república se deben a cuestiones políticas que no voy a describir en este post pero si tenéis curiosidad podéis leer sobre ello aquí. Este país del sudeste asiático sufre una explotación turística menor que naciones cercanas como Vietnam, Tailandia o Indonesia, y eso y su pasión por las culturas asiáticas es lo que llevó a mi amigo a colgarse la mochila y recorrer de cabo a rabo un territorio salvaje, de arraigadas tradiciones y paisajes exuberantes. Continue reading “Objetivo Birmania: de huertos flotantes y otras hierbas”

Pásate al lado oscuro

Siempre nos han metido en la cabeza que lo negro, en contraposición con lo blanco, es malo. El negro es oscuridad, muerte, magia malévola. Son los funerales, las ovejas descarriadas, agujeros que abren puertas hacia lo desconocido. Los seres humanos negros son peligrosos delincuentes que hay que apuntar con pistolas y en última instancia disparar porque “vete tú a saber qué tendrán guardado en el bolsillo”. Lo mismo ocurre con la ropa negra en verano: mala, perversa, totalmente prohibida. En verano siempre colores claros, dicen, para que no absorban el calor. Nada de vestir como si fueras a un concierto de Slayer o Children of Bodom. Pues esto es cierto sólo en parte y ahora mismo os lo voy a explicar. Continue reading “Pásate al lado oscuro”