El indeseado termostato del cuerpo

Esta ola de calor es insoportable. Apenas se puede dormir, trabajar es una tortura y uno se pasa el día sudando de la manera más desagradable. Pero precisamente ese líquido salado tan aborrecido es capaz de mantenernos con vida. El sudor es nuestro termostato incorporado y sin él no podríamos regular nuestra temperatura corporal. Continue reading “El indeseado termostato del cuerpo”

Anuncios