La primavera: una auténtica orgía vegetal

El martes pasado a las 17:15 comenzó la primavera en el Hemisferio Norte. De momento no se nos ha alterado demasiado la sangre porque no ha hecho muy buen tiempo que digamos, pero todo llegará. Las temperaturas comenzarán a ascender ligeramente y los días se alargarán. La cantidad de luz que llega a nuestras latitudes se incrementará y esta será la señal que captarán las plantas para alcanzar su madurez sexual. Los seres verdes serán entonces como adolescentes extremadamente salidos con ganas de soltar… energía, digamos.

Los cambios en la ración diaria de luz que reciben los vegetales activarán unos receptores y algunos responderán generando flores, que no son más que sus órganos reproductivos. A partir de entonces comenzará una auténtica orgía que dará paso a la fecundación de las flores con la consiguiente aparición de los frutos, estructuras muy especiales y diversas que aseguran la descendencia de nuestras adoradas plantas.

1280px-Mature_flower_diagram-es.svg
Este es el esquema de una flor bisexual, es decir, que posee tanto gineceo (ovario, órgano femenino) como androceo (estambres, órganos masculinos). Este tipo de flores pueden auto-polinizarse, fecundándose a sí mismas (Wikimedia)

En las plantas con flores éstas se comportan como órganos reproductores masculinos y/o femeninos, dependiendo de si son bisexuales o unisexuales (las primeras poseen ambos tipos de órganos). El polen, que se encuentra en la zona terminal de los estambres llamada antera—, es el “esperma vegetal”. Un grano de polen es una especie de espermatozoide que, en el momento de la fertilización, se divide en dos antes de fundirse con el óvulo y producir el embrión. La célula polínica de reserva es utilizada entonces para producir los nutrientes dentro de la semilla que alimentarán al embrioncito vegetal hasta que germine. ¿A que es una monada?

Los óvulos de las plantas se encuentran a buen recaudo dentro de los ovarios, como ocurre en nosotros, los seres humanos.

images
Calabacín emergiendo del ovario de su flor fecundada (Pxhere)

Una vez llega el polen y se da la fecundación, el ovario se transforma de manera fascinante dando lugar a los diferentes tipos de frutos que conocemos; es decir, lo que nosotros nos comemos son literalmente ovarios de flores modificados. Mmmm… suena apetecible, ¿o no?

Pero esta orgía vegetal, por muchos beneficios ecológicos, estéticos, nutricionales y económicos que conlleve, es una auténtica pesadilla para millones de terrícolas cada año. Las personas alérgicas al polen no quieren ni oír hablar de la primavera, y no es para menos. La producción de simiente vegetal se encuentra en su máximo apogeo y el aire está bien cargadito de granos de polen, polen que en contacto con las pobres personas alérgicas activa una cascada de reacciones en sus células que derivan en síntomas indeseables como congestión nasal, irritación ocular, estornudos o picazón en la nariz o el paladar.

stamp-3225943_960_720
Estambres con las anteras repletas de polen. En el centro se aprecian el estigma y el estilo, por los cuales penetra el polen hasta llegar al ovario, donde el óvulo le espera para ser fecundado (Pixabay). A algunas personas esta imagen les dará más miedo que las pelis de Pesadilla en Elm Street

Yo entiendo perfectamente la angustia que experimentan en estas fechas los alérgicos al polen, porque lo que a ellos les ocurre cuando llega la primavera a mi me pasa al encontrarme en una habitación cerrada con un lindo gatito. La naturaleza a veces es muy cruel. Pero como los pobres gatetes no tienen la culpa de activar mi producción de histamina, no puedo aborrecerlos, y lo mismo deberían pensar los/as alérgicos/as al polen: las flores son demasiado bonitas para odiarlas, ¿verdad?

anigif_enhanced-27021-1399985487-21.gif

Dejando a un lado estas cuestiones de salud, lo cierto es que la primavera ya está aquí y ha venido para quedarse, al menos hasta finales de junio que es cuando comenzará el verano. Ahora aprovechad todo este nuevo conocimiento que os he trasmitido y cuando os deis una vuelta por vuestra ciudad o vuestro pueblo, observad las nuevas flores que comienzan a brotar y el polvillo amarillo que cubre los coches. Las plantas se verán más verdes y brillantes que nunca y no es para menos, pues se están reproduciendo en vuestras narices. Estarán, como se dice por ahí, en la flor de la vida.

*Imagen de portada: Wikimedia Commons.

Anuncios

Especial ODIO

El odio puede llegar a ser algo curioso porque cuando te centras en que a alguien se le tuerzan los planes o sea castigado muchas veces el perjudicado acabas siendo tú. Ironías de la madre naturaleza, cuyos caminos son inescrutables. Las enfermedades autoinmunes son un ejemplo de esta mala baba cósmica. El pobre cuerpo está tan cegado que cree que algunas moléculas, forasteras y por ende malvadas, le van a hacer daño, y entonces las ataca como si no hubiera un mañana. Pero esas moléculas no son malignas, fíjate tú qué gracia. Se me ocurre alguna analogía con pensamientos xenófobos como los de Trump y compañía pero ahí mejor ni entrar.

Seguir leyendo “Especial ODIO”

¡Nieve de pelusas!

Muchos pamploneses y pamplonesas habéis pensado, oído o dicho estas palabras cuando llega la primavera y miles de pelusas blancas salidas de algún extraño lugar comienzan a sobrevolar la ciudad. Algunos decís que os provocan la fastidiosa alergia (estornudos, picor de nariz, garganta, etc.) y a otros simplemente os molestan porque se os meten en los ojos, la boca, el coche, la oficina o el salón. ¿Pero de dónde provienen estas nevadas primaverales que caen cada año en Pamplona y comarca? ¿Es polen? ¿Se puede tener alergia a las pelusas?

Pues bien, las comúnmente denominadas pelusas no son polen, son semillas. Seguir leyendo “¡Nieve de pelusas!”