Especial INFANTES

A finales del año pasado el investigador estadounidense Joe Nadeau probó en ratones de laboratorio que los óvulos tenían una especie de “poder seleccionador”, que no eran meros observadores pasivos que se dejaban fecundar sino que eran capaces de elegir aquellos espermatozoides que portaban los genes más sanos. Cómo se produce ese mecanismo y si ocurre también en humanos continua siendo un enigma, pero a mi me hizo mucha gracia, qué queréis que os diga. Me acordé de los créditos de “Mira quién habla” con el I get around de los Beach Boys de fondo. Continue reading “Especial INFANTES”

Anuncios

Especial JAPÓN

No me preguntéis por qué pero los japoneses siempre me han dado un poco de repelús. Su cultura me parece estéticamente bella, pero ciertas convenciones sociales, su inagotable complacencia y la obsesión por el trabajo hacen que Japón y yo seamos como el agua y el aceite: una sustancia polar y otra apolar que se repelen en disolución. Además hacen pelis de miedo que dan demasiado miedo. Y encima viven muchos años, son el país con más personas centenarias del mundo. Lo que faltaba. Continue reading “Especial JAPÓN”

Especial DETECTIVES

La ciencia tiene mucho de detectivesca. Lo dice hasta David Lynch, y lo que Lynch dice va a misa. El excéntrico director afirma que los científicos hurgamos en lo más profundo del mundo conocido encontrando cosas increíbles, al igual que un detective que debe resolver un crimen. Y es cierto. Dejando a un lado ese rollo del CSI, los análisis de ADN y las luces que detectan fluidos, todas las personas que se dedican a la ciencia albergan un Sherlock en su interior. Continue reading “Especial DETECTIVES”

Especial LOS 90

Yo a principios de los 90 ya sabía que quería ser científica. Me había tragado todos los documentales de Rodríguez de la Fuente y Cousteau durante la infancia y me había enamorado de Érase una vez la vida. Y ahora que mis hormonas empezaban a aflorar y tenía una edad de dos cifras llegaban Jurassic Park, Expediente X, 12 Monos, Contact o Gattaca para alimentar más mis fantasías. Ya no había vuelta atrás. A pesar de que las cosas nunca han sido fáciles no me arrepiento de haber elegido el apasionante camino de la ciencia. Ahora sé cuantísimos matices de la vida me hubiera perdido de no haberlo hecho. Continue reading “Especial LOS 90”

Especial CIRCO

Cuando Tod Browning filmó “Freaks” en 1932 contó con un elenco de intérpretes con aspectos muy peculiares. Lejos de ser engendros o freaks, estas personas son meros humanos mutantes, como todos nosotros. Lo que ocurre es que las mutaciones que sufren les confieren unas características físicas un tanto esperpénticas en comparación con los benditos cánones que ya estamos hartos de tener que seguir. Continue reading “Especial CIRCO”

Especial FUNCIONARIOS

Cuando en 1993 Olga Maria de Souza, cantante del grupo italiano Corona, nos hacía mover el esqueleto con su “This is the rhythm of the night, this is the rhythm of my life”, algo de biología sabía la tía. Los animales, las plantas y muchos microorganismos son rítmicos. Y esto no quiere decir que tengan las habilidades corporales de James Brown, sino que sufren variaciones en sus funciones metabólicas y fisiológicas en relación con ciertos factores ambientales. Por ejemplo, en el caso del Homo sapiens, la hormona vasopresina –que entre otras funciones regula la diuresis, es decir, las ganas de miccionar– aumenta sus niveles de manera creciente a lo largo de la noche para que así no tengamos ganas de ir al WC cada 2 horas. Imaginaos que por la noche tuviéramos la sed que tenemos durante el día: no dormiría ni Jesucristo. Otro ejemplo muy gráfico es el de la melatonina. Hacia las 21:00 comienza a subir la producción de esta hormona del sueño, cuya síntesis depende de las horas de luz/oscuridad, la estación del año, la edad y el estrés. Un momento. Esto explicaría por qué cuanto más me acerco a los 40 más me cuesta dormir…

Los niveles de innumerables hormonas y metabolitos dependen pues de componentes externos como la hora del día y la temperatura. Este fenómeno lo conocemos comúnmente como ritmos circadianos o biológicos. Ellos son los culpables de nuestro jetlag, de que tres días seguidos de Sónar alteren nuestro descanso durante los siete días siguientes o de que una cena copiosa y tardía se convierta en una losa en nuestro estómago. Nuestro organismo no funciona de igual manera a las 8 de la mañana o a las 8 de la tarde. Y menos mal.

1280px-Biological_clock_human.svg
Ritmos circadianos del ser humano. Como podéis observar hacia las 21:00 comienza a segregarse melatonina y a las 7:30 deja de producirse. Esta hormona permite que podamos dormir. Bendita sea. (Fuente: Wikipedia)

Hace relativamente poco se comenzó a hablar en prensa de la importancia de ajustar nuestros horarios laborales a los ritmos biológicos. Este es un problema al que nos enfrentamos especialmente en España, cuyos tiempos de trabajo, comidas y sueño van totalmente en contra de nuestra biología. Cenamos pasadas las 21:00, cuando nuestro sistema digestivo ya está en reposo y además dormimos más bien poco. También se ha visto que los trabajadores del turno de noche aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. Los perfiles hormonales se alteran con la variación de los ritmos circadianos y el cuerpo pone parches como puede, pero al final se hace la picha un lío y pasa lo que pasa. Si a todo esto además le sumamos que existen personas matutinas y vespertinas, la cosa se complica sobremanera.

Así que ya sabéis, no forcéis la máquina demasiado porque repercutirá en vuestra salud. No le pidáis a vuestro cuerpo que después de 9 días de Sanfermines haga el Camino de Santiago y la Ruta del Cares. Eso es como pedirle a un funcionario de la administración pública que te ayude con el impreso 581 a las 11 de la mañana. Pues no, maldita sea. Es la hora del hamaiketako, del almuerzo, del café. No seáis exigentes, los funcionarios también son rítmicos a su manera. Está en su naturaleza.

Artículo publicado en El Lamonatorio para El Mono revista cultural (El Mono #54)

21318886_1616041818469638_6543898639892463820_o

 

Especial FE

En los últimos tiempos un grupúsculo de personas supuestamente cultas y formadas se ha empeñado, por razones que escapan a mi comprensión, en boicotear el conocimiento científico. Conocimiento que se consigue siguiendo un procedimiento concreto que conlleva observación, formulación de hipótesis y verificación de dichas hipótesis mediante experimentación. En muchas ocasiones, por no decir en la mayoría, un descubrimiento, por muy simple que parezca, supone una dedicación de tiempo y esfuerzo que pocos concebiréis si no os habéis dedicado nunca a la ciencia experimental. Continue reading “Especial FE”

Especial EDAD DEL PAVO

Ninguna otra especie animal llega al mundo tan poco preparada como la nuestra. Sólo hay que ver al resto de compañeros de Reino lo bien que se desenvuelven al poco tiempo de nacer y como muchas personas aún viven con/de sus padres (ambas opciones son igual de tristes) pasados los treinta. Estudios científicos indican que la etapa adulta no comienza hasta los 25 años de edad, pues las áreas del cerebro relacionadas con la evaluación de los riesgos y toma de decisiones se terminan de formar con el cuarto de siglo. ¿A los 25? Yo creía que a los cuarenta y muchos, a juzgar por la fauna que veo a mi alrededor… Continue reading “Especial EDAD DEL PAVO”

Especial CARNE

Comer carne, sí o no: el debate del momento. Que si los veganos, los modernos, los jipis, que si los Hannibal Lecter, los haters o los devotos de las sidrerías. Hay un revuelo que para qué. Unos son unos chiflados con problemas de ego que sólo buscan llamar la atención. Los otros unos insensibles, egoístas y cromañones. Pero entre tanto alboroto da la sensación de que nadie formula lo pregunta importante: ¿Es perjudicial para la salud no comer carne?

Continue reading “Especial CARNE”

Especial ODIO

El odio puede llegar a ser algo curioso porque cuando te centras en que a alguien se le tuerzan los planes o sea castigado muchas veces el perjudicado acabas siendo tú. Ironías de la madre naturaleza, cuyos caminos son inescrutables. Las enfermedades autoinmunes son un ejemplo de esta mala baba cósmica. El pobre cuerpo está tan cegado que cree que algunas moléculas, forasteras y por ende malvadas, le van a hacer daño, y entonces las ataca como si no hubiera un mañana. Pero esas moléculas no son malignas, fíjate tú qué gracia. Se me ocurre alguna analogía con pensamientos xenófobos como los de Trump y compañía pero ahí mejor ni entrar.

Continue reading “Especial ODIO”