Especial MIAU

Si pensáis que voy a hablar del gato de Schrödinger en este especial la lleváis clara. Sería una terrible afrenta a la mecánica cuántica y la verdad, no se lo merece. La física es cosa de personas inteligentes. Pero lo más importante, ¿en qué cabeza cabe que haya un gato vivo y muerto a la vez dentro de una caja? Si alguien lo entiende por favor que me lo explique.

tenor

Se sabe que el ser humano comenzó a domesticar gatos hace 9.000 años. Así lo atestiguan registros fósiles encontrados en una tumba hallada en Chipre. El evento que marcó el comienzo de la relación felino-humana fue la aparición de la agricultura, pues el acopio de cereales comenzó a ser un reclamo para los roedores, y los gatos salvajes, sus depredadores naturales, eran los perfectos guardianes del grano. A la gente del Neolítico, por tanto, le venía de perlas que hubiera gatetes rondando sus silos. Podría decirse que las plantas son las responsables directas de millones de vídeos y memes que circulan por internet. Gracias amigas vegetales por fomentar mi procrastinación.

Por todos es sabido que los antiguos egipcios adoraban a los gatos. El amor que la civilización africana sentía por estos animales era tal que, cuando el gato de una familia moría, todos sus miembros se depilaban las cejas en señal de duelo. La palabra egipcia para gato era “miu” y Bastet era la diosa de la fertilidad y la belleza, que se representaba con cabeza de minino.

Contrario a lo que se pueda creer, el gato montés europeo no es el ancestro del gato moderno. Los gatos que tenéis en vuestras casas descienden del gato salvaje africano (Felis silvestris lybica), originario de Oriente Medio y África del Norte. Durante el proceso de domesticación el gato no sufrió apenas cambios morfológicos, excepto su pelaje, que pasó de atigrado a ser más bien moteado.

Felis_silvestris_lybica_1
Mirad que majico es el gato salvaje africano (Fuente)

Los sentidos de los gatos están muy desarrollados. Poseen 19 millones de terminaciones nerviosas en sus fosas nasales mientras que el ser humano sólo cuenta con 5 millones. Cada una de las orejas gatunas está compuesta por 36 músculos y pueden girar 180º. También son capaces de distinguir sonidos a 64 kHz, 3 veces nuestro límite auditivo. ¡Vaya par de antenas parabólicas!

tenor (1)

La vida gatuna es la vida mejor. Los gatos pasan 2/3 del día durmiendo y 1/3 del tiempo que permanecen despiertos lo dedican a su higiene personal. Están más limpios que mi cuenta corriente a final de mes.

A mí siempre me han encantado los gatos. De hecho, tuve una gatita durante muchos años pero después desarrollé alergia y ahora la sola presencia de estos animales es para mi una tortura —peor aún que escuchar a Shakira y a Alejandro Sanz en la misma canción, que ya es. Deberíais ver la cantidad de clínex que puedo llegar a gastar de una sentada… Maldita caspa gatuna, que se me mete hasta las entrañas y obliga a mi cuerpo a segregar ríos de histamina. Ya sabéis, si me odiáis y no queréis invitarme jamás a vuestras casas sólo tenéis que adoptar un gatico. Mucha gente que conozco ya lo ha hecho y la estrategia les ha funcionado. Os lo estoy poniendo en bandeja.

Artículo publicado en El Lamonatorio para El Mono revista cultural (El Mono #66)

45186801_2248453221895158_5854940464909647872_o

*Imagen destacada: Pexels

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s