A Malcolm se le olvidó tocar la guitarra

Angus echaba de menos a su hermano Malcolm. Él hacía tiempo que no le reconocía. Malcolm, su hermano del alma, su compañero de faenas, su confidente, el fundador de esa banda legendaria que llevó al rock’and’roll a otro nivel. Malcolm no sabía quién era, dónde vivía, a qué se dedicaba. Le costaba retener las caras de sus amigos, la de su mujer, sus hijos, la del propio Angus. Ya no sabía ni tocar la guitarra.

Malcolm Young padecía demencia senil desde hacía unos cuantos años, lo cual llevó a su retirada de la música y a su internamiento en una clínica especializada en 2014. Fue el fundador, cerebro y guitarra de AC/DC, la incendiaria banda australiana de hard rock que tomó su nombre de las siglas de Alternating Current/Direct Current. Estas letras se encontraban escritas en la parte inferior de la máquina de coser que la hermana de Malcolm y Angus, Anne, usaba para coserle los míticos trajes de colegial a este último. AC/DC hace referencia a los diferentes modelos de corriente eléctrica que propusieron los inventores Nikola Tesla y Thomas Edison a finales del siglo XIX, inmersos en una rivalidad histórica por el control del mercado de la electricidad y por la notoriedad académica y científica.

48d4be2d50f6b5bdb5cfe8c00d9badb7
Lo que nos gusta un meme a los científicos: a la izquierda, Nikola Tesla, a la derecha, Thomas Edison (Fuente: The FAL Files)

La demencia no es una patología concreta sino un síndrome, un conjunto de síntomas que generalmente afecta a personas de edad avanzada (de ahí el apelativo “senil”). No se trata de una enfermedad per se, sino que deriva de alguna afección neurodegenerativa como el Alzheimer o el Parkinson. A pesar de que las causas de estas enfermedades no hayan sido aún determinadas con seguridad, se conocen muchas alteraciones de proteínas y de rutas metabólicas en el cerebro que inducen cambios en las habilidades cognitivas de los pacientes. Estas alteraciones son producidas por el envejecimiento celular y aunque aún hay muchas cosas que se desconocen, la ciencia está cada día más cerca de averiguar el origen de estas crueles enfermedades.

ProteineTau.jpg
El mal funcionamiento de la proteína Tau, ya sea por factores genéticos o envejecimiento, produce la muerte neuronal en el Alzheimer (Fuente: Wikimedia)

Malcolm Young, a diferencia de su hermano Angus, no llevó una vida demasiado sana. Era un bebedor compulsivo, y quién sabe qué más. Aunque la relación entre consumo abusivo de alcohol y Alzheimer todavía no ha sido establecida, sí que se conocen los efectos nocivos de esta sustancia en el organismo. Se ha asociado de manera firme al riesgo de padecer un puñado de clases de cáncer, incluso si su consumo es moderado. Además de producir obesidad (al fin y al cabo muchas bebidas alcohólicas son dulces o su consumo va acompañado de bebidas azucaradas) o la famosa cirrosis hepática, también está probado que el alcohol etílico genera inflamación cerebral, lo cual está muy ligado a procesos de Alzheimer. Es muy difícil de afirmar porque hay que tener en cuenta las causas genéticas, pero no se puede descartar que la temprana aparición de la demencia en Malcolm Young haya sido fomentada por su alcoholismo. Hace tiempo que se sabe que unos hábitos de vida saludables alargan la vida de las personas, ya que remiten los síntomas del envejecimiento celular.

El envejecimiento de nuestras células se puede generar debido a mutaciones o modificaciones químicas en el ADN, al agotamiento de las células madre, a la acumulación de proteínas defectuosas… y también por el acortamiento de los telómeros. Los telómeros son una especie de capuchones que se localizan en los extremos de los cromosomas y que sirven para protegerlos, pero a medida que las células se van dividiendo estas estructuras menguan hasta que son tan pequeñas que las células no consiguen dividirse más y mueren.

Telomere_end_replication_problem.jpg
El acortamiento de los telómeros de nuestros cromosomas nos hace envejecer (Fuente: Wikimedia)

El acortamiento de los telómeros se estudia actualmente en los laboratorios más prestigiosos del mundo y uno de ellos es el de la doctora Maria Blasco, del CNIO (Madrid). El equipo de la Dra. Blasco consiguió revertir el proceso de envejecimiento en ratones, creando un “súper ratón” llamado Triple que vive un 40% más que sus congéneres y no desarrolla cáncer. Esto lo lograron mediante la ingeniería genética, induciendo que el ratón produjera telomerasa, una enzima que repara los telómeros. La telomerasa es como un servicio de mantenimiento cromosómico que se da de baja justo en el momento en el que nacemos, dejando que nuestros cromosomas sean cada vez más cortos sin remedio alguno.

superraton.jpg
No tengo fotos del ratón en cuestión, pero estoy segura de que Triple se parece mucho a esto (Fuente)

Triple tenía activo este mantenimiento celular, por lo que no envejecía de manera normal. Para reducir el riesgo de cáncer, ya que las células cancerosas poseen activo el gen de la telomerasa y gracias a ello (y a otras cuestiones) se reproducen sin control, se introdujeron en Triple genes supresores de tumores. Gracias a ello, el ratón era inmune al cáncer.Estos resultados son asombrosos, un auténtico hito científico. Los resultados obtenidos con Triple y en otros muchos estudios predicen que la terapia con telomerasa podría ayudar a eliminar las enfermedades asociadas al envejecimiento (Alzheimer, Parkinson, cáncer, diabetes, problemas coronarios), alargando nuestra esperanza de vida hasta los 140 años.  Tendremos, si a la ciencia se le dan las herramientas necesarias, una vejez larga pero libre de enfermedades, lo cual no está nada mal.

Es una auténtica lástima que Malcolm Young no se mantuviera sano más tiempo y que sus neuronas comenzaran a fallarle con apenas 60 años. A lo mejor si hubiera nacido unas décadas más tarde los avances médicos le habrían permitido vencer a la degeneración cerebral y alcanzar esos 140 años componiendo muchas más canciones inolvidables. O quizá si hubiera llevado unos hábitos de vida algo más saludables… who knows. Nos consuela saber que su legado musical nunca caerá en el olvido a pesar de que él lo suprimió de su memoria durante los últimos años de su vida. Hasta siempre, Malcolm.

 

 

Anuncios

3 respuestas a “A Malcolm se le olvidó tocar la guitarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s