Especial EDAD DEL PAVO

Ninguna otra especie animal llega al mundo tan poco preparada como la nuestra. Sólo hay que ver al resto de compañeros de Reino lo bien que se desenvuelven al poco tiempo de nacer y como muchas personas aún viven con/de sus padres (ambas opciones son igual de tristes) pasados los treinta. Estudios científicos indican que la etapa adulta no comienza hasta los 25 años de edad, pues las áreas del cerebro relacionadas con la evaluación de los riesgos y toma de decisiones se terminan de formar con el cuarto de siglo. ¿A los 25? Yo creía que a los cuarenta y muchos, a juzgar por la fauna que veo a mi alrededor…

En la adolescencia concurren muchos cambios psicológicos pero también físicos. Nuestro cuerpo, biológicamente programado para la reproducción, experimenta una transformación extraordinaria. Al inicio de la adolescencia, las mujeres tenemos que aprender a lidiar con una nueva colega que nos acompañará durante unos 38 años de nuestra vida: la menstruación. Este fenómeno tiene asociado un ciclo hormonal más o menos regular (lo de los 28 días es muy relativo) con cuatro fases: preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual. En la última se da el famoso sangrado que las compañías de compresas insisten en pintar de azul… Pero este sangrado en realidad no lo es tanto. De esos 50 mililitros de flujo (una taza de café) un pequeño porcentaje es sangre, estando mayoritariamente compuesto por tejido endometrial, incluido el óvulo no fertilizado, y moco vaginal. Cuando el cuerpo deja de producir la hormona necesaria para mantener un embarazo, la progesterona, se da un desprendimiento de la primera capa del endometrio, el tejido que recubre nuestro útero, pues no ha anidado ningún óvulo fecundado. Los estrógenos tienen su pico el día 14, el primer día de la fase ovulatoria, y manda al útero que fabrique el endometrio. En ese pico aumenta el deseo sexual y la mujer resulta biológicamente más atractiva: las curvas se vuelven más pronunciadas, los pechos más tersos y se observan cambios sutiles en piel y labios.

2000px-MenstrualCycle2_en.svg.png
Cambios fisiológicos, hormonales, ováricos e uterinos que se dan durante el ciclo menstrual en las mujeres. Está muy simplificado y varía en cada persona, tanto en niveles hormonales como duración de los ciclos (Fuente: Wikimedia)

Este vaivén de hormonas (compuestos químicos que envían mensajes para que las células actúen de una determinada manera) puede llevar a cambios de humor, dolores o insomnio durante la fase premenstrual. El síndrome premenstrual (SPM) no es un mito ni debería ser una excusa para burlarse de la mujeres. Si los hombres lo sufrieran hace tiempo que se habría encontrado un tratamiento efectivo y la sociedad lo tendría más en cuenta a la hora de conciliarlo con la vida laboral. Porque es duro estar cansada, triste, y dolorida y tener que hacer una vida normal como si nada te estuviera ocurriendo mientras tus hormonas te la juegan muy sucio.

contraceptive-pills-849413_1920.jpg
Las píldoras anticonceptivas suelen contener una mezcla de estrógenos y progesterona, las hormonas responsables de la ovulación y la proliferación del endometrio. Esta modificación de las concentraciones naturales impide la ovulación y/o convierte al útero en una superficie poco apropiada para que un óvulo se fertilice (Fuente: Pixabay)

Hace años se creía que las menstruaciones se sincronizaban cuando varias mujeres convivían, pero la comunidad científica está muy dividida ante esta afirmación. En lo que sí coincide la ciencia es en la existencia del SPM y en que ha llegado el momento de dejar de obviarlo como siempre se ha obviado a las mujeres.

El Lamonatorio en El Mono revista cultural (El Mono #52)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s