El chicle: de la selva mexicana a elemento de la cultura pop

Cuando digo que las plantas han modelado nuestra sociedad y nuestra cultura lo decía con conocimiento de causa. Hoy voy a daros un ejemplo muy ilustrativo.

Seguro que todos conocéis las escenas que voy a mostraros a continuación. Estas dos primeras son del filme “Grease”, ese musical ambientado en los años 50 y que marcó a toda una generación. Aquí tenéis a dos de las Pink Ladies, Marty y Frenchie, haciendo alarde de sus histriónicas personalidades.

La siguiente escena también pertenece a una película de culto, pero esta vez de los 90: “Clueless” o “Fuera de onda”, que aprovechó el tirón mediático que tenía Alicia Silverstone con los videoclips de Aerosmith para crear esta comedia romántica que trataba la superficialidad y describía con bastante acierto a las chicas populares de los institutos estadounidenses.

En otro contexto está el agente Cooper, protagonista de una de mis series favoritas, “Twin Peaks”, obra maestra de David Lynch al que aún no sé si adoro o detesto por provocarme tanta angustia con sus enajenaciones mentales. Pero es que angustia tan bien…

Y quién no ha visto la trilogía del arqueólogo más famoso del cine (la última no la cuento que da vergüenza ajena… muy mal, Spielberg). Aquí una escena de “Indiana Jones y el Templo Maldito” en la que el niño vietnamita que guía a Indi, parece haberse quedado de piedra.

Luego está esta maravilla llamada “Los Caraconos” en la que el genial Dan Aykroyd interpreta a un padre de familia extraterrestre que se queda atrapado con toda su prole en una típica comunidad americana y debe intentar pasar lo más desapercibido posible. Obviamente, desapercibido no pasa.

Los seis amigos de la Gran Manzana generaron innumerables escenas icónicas para los de mi generación. Como esta en la que Chandler se queda encerrado en un cajero con una modelo de “Victoria´s Secret” y casi se ahoga con un chicle. “Friends” nunca defrauda.

Esta escena, y la película en general, me producía escalofríos cuando era pequeña. “Charlie y la fábrica de chocolate” puede parecer una película infantil pero seamos serios, ¿a dónde iban realmente todos esos niños que eran descalificados por su mal comportamiento durante el tour por la fábrica? Mirad a Violet, convertida en un arándano gigante. Abandona la fábrica con su volumen normal pero siendo azul. Eso no puede ser bueno. Willy Wonka era un poquito sádico.

Después de este despliegue cinematográfico probablemente seguiréis sin entender la conexión con las plantas, pero es muy simple. Todos los personajes (exceptuando a papá Caracono que se hace un pequeño lío) aparecen mascando chicle. Y el chicle, amigos, existe gracias a una planta.

Hace cientos de años los mayas de la Península de Yucatán (México) comenzaron a extraer la resina de un árbol muy especial: el chicozapote. Su nombre científico es Manilkara zapota y pertenece a la familia de las Sapotáceas, árboles grandes y perennes distribuidos a nivel tropical. La resina del chicozapote contiene un polímero gomoso – un polímero es una molécula muy larga formada por una cadena de pequeñas unidades llamadas monómeros; el almidón, la seda o el ADN también son polímeros – que los indios comenzaron a mascar por su aroma y sabor, para mantener la higiene bucal o aplacar el hambre en épocas de ayuno.

El término “chicle” viene de “tzictli”, palabra náhuatl con la que los mayas denominaban a la resina del chicozapote. El látex que extraen los chicleros mediante la práctica de incisiones superficiales en forma de Z en la corteza de este árbol es posteriormente hervido y deshidratado. Una vez obtenida la pasta pegajosa, se moldea y se deja secar1. En 2010 tuve la suerte de viajar a la Riviera Maya e hice una pequeña excursión por la Reserva Natural de Punta Laguna, en Quintana Roo. Ahí nos guió Juan, un autóctono que pertenecía a una cooperativa maya que obtenía dinero de estas visitas turísticas reguladas con el objetivo de mantener las comunidades y el entorno lo menos explotado posible. Nos enseñó los majestuosos chicozapotes con sus cortes en zig-zag y al final de la visita adquirimos chicle natural fabricado por los miembros de la cooperativa. Acostumbrada a los sabores intensos y dulces de los chicles modernos la verdad es que me resultó un poco soso pero me encantó la experiencia de mascar chicle auténtico en territorio indígena.

Esta práctica ancestral llamó la atención de un estadounidense que supo sacarle partido y convertir este producto vegetal en un elemento de la cultura popular. A finales del siglo XIX el dictador mexicano Antonio López de Santa Anna se hospedó en casa de Thomas Adams, un fotógrafo y empresario muy tenaz. Éste quería sustituir el caucho -otro polímero vegetal presente en una variedad de plantas, entre ellas el diente de león-, por otro material más barato para fabricar neumáticos para carruajes. López de Santa Anna le habló de la existencia de la resina del chicozapote e hizo enviar una tonelada para que Adams probara el nuevo material con los neumáticos. No hubo suerte. Pero como hizo Beyoncé: si la vida te da limones, haz limonada. El estadounidense le dio la vuelta al asunto y comenzó a vender el chicle como goma de mascar entre los boticarios de la costa este de EE.UU. y todo lo ocurrido posteriormente ya es historia.

Ruth_Roland_-_1919_Adams_Gum_Ad.jpg
Chicles con aroma a fruta de la empresa de Thomas Adams (Fuente)

En la actualidad la base de las gomas de mascar no es natural, sino artificial. Desde los 50 se sustituyó la resina del chicozapote por acetato de polivinilo, bastante más barato. Se ha hablado mucho sobre los efectos de mascar chicle. Durante un tiempo se sospechó de la carcinogenicidad del acetato de polivinilo pero no ha habido ningún estudio científico concluyente al repecto2. Al principio de su comercialización los chicles generaron problemas dentales debido a su alto contenido en azúcar, que con el tiempo se ha ido sustituyendo por edulcorantes. El sorbitol, un alcohol polihídrico que se obtiene de la reducción del azúcar y que se añade como endulzante en muchos chicles sí que ha demostrado ser perjudicial para el aparato digestivo. Entre los beneficios que produce mascar chicle están la reducción de la placa dental -siempre que no lleven azúcar e incluyan xilitol, un polialcohol que no genera problemas digestivos y que se obtiene del abedul-, la mejora de la concentración, la disminución de la ansiedad, el apetito o la acidez estomacal.

Resulta curioso como un producto indígena utilizado para saciar el hambre y mantener los dientes limpios ha llegado a ser un símbolo de la rebeldía juvenil y de la cultura pop. A simple vista aquellos indios precolombinos poco tenían que ver con los soldados de la Segunda Guerra Mundial o los niños que compraban chucherías con su paga del domingo, pero irónicamente todos han sido unidos de un modo metafórico por un pegamento muy especial: la resina del árbol del chicozapote.

*Imagen de portada vía Flikr

Referencias:

1. Raíces profundas. Árbol del chicozapote… El árbol del chicle

2. Hengstler J.G, Bongdanffy M.S., Bolt H.M., Oesch F. (2002) CHALLENGING DOGMA: Thresholds for genotoxic carcinogens? The case of vinyl acetate. Ann. Rev. Pharmacol. Tox. 43, 485-520. (doi: 10.1146/annurev.pharmtox.43.100901.140219)

Anuncios

4 thoughts on “El chicle: de la selva mexicana a elemento de la cultura pop

  1. Mola! A ver si me acuerdo de los nombres: acetato de polivinilo (la goma de chicle actual), que imita a la resina de chicozapote para hacer “tzictli”…
    (chicozapote, chicozapote, chicozapote…)

    P.D. No puedo evitar colarte esto en leve relación al vídeo de “Friengds”:

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy bueno!
    Aunque no me guste demasiado. Hay referencias de “cosas” que se mascan por todo el mundo. En las culturas mediterráneas se usa también una resina, la del almancigo (Pistacia atlantica) precisamente para los mismos fines. Se ve que Mr. Adams no fue de vacaciones por Grecia..
    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s