Especial ODIO

El odio puede llegar a ser algo curioso porque cuando te centras en que a alguien se le tuerzan los planes o sea castigado muchas veces el perjudicado acabas siendo tú. Ironías de la madre naturaleza, cuyos caminos son inescrutables. Las enfermedades autoinmunes son un ejemplo de esta mala baba cósmica. El pobre cuerpo está tan cegado que cree que algunas moléculas, forasteras y por ende malvadas, le van a hacer daño, y entonces las ataca como si no hubiera un mañana. Pero esas moléculas no son malignas, fíjate tú qué gracia. Se me ocurre alguna analogía con pensamientos xenófobos como los de Trump y compañía pero ahí mejor ni entrar.

Se podría talar todo el Amazonas para escribir sobre la multitud de enfermedades autoinmunes que perturban a la humanidad, no son cosa de risa. El lupus eritematoso, por ejemplo, es lo que sufre la cantante Selena Gómez, y conlleva inflamación crónica de numerosos órganos y tejidos. La esclerosis lateral amiotrófica (la famosa ELA) es la compañera de vida con la que lleva más de medio siglo lidiando Stephen Hawking.

Stephen_Hawking.StarChild
El científico Stephen Hawking sufre esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad autoinmune 

El vitíligo es la causa por la que la modelo Winnie Harlow posee esa despigmentación tan llamativa. Pero la enfermedad autoinmune más común y conocida por todos es la dichosa alergia. Es una reacción de nuestro sistema inmune, el mismo que nos protege de los bichos malos, hacia alguna molécula que en principio es inocua para nosotros. A esa molécula la llamamos alérgeno. Lo que ocurre es que, por causas normalmente desconocidas, nuestros defensores los glóbulos blancos, producen una cantidad desmesurada de histamina al toparse con el alérgeno en cuestión (ácaros, polen, cacahuetes, huevos, fármacos, gatos… y mil más). La histamina provoca reacción inflamatoria, picor, estornudos, constricción de los bronquios y todas esas cosas que nos hacen sentirnos fatal. Maldita histamina. Bueno, pobre, que en condiciones normales hace de neurotransmisor y hormona, tampoco le hagamos bullying. Además regula el sueño, y es por eso que los antihistamínicos producen esa insoportable somnolencia. Pero los niveles descompensados de histamina también son perjudiciales para chicos que, digamos, están teniendo su momento. Se sabe que niveles muy altos pueden producir anorgasmia y niveles muy bajos eyaculación precoz. El ying y el yang, amigos. Equilibrio.

plant-692141_960_720.jpg

Las alergias de momento no tienen una cura más allá de mantenerse lejos del alérgeno en cuestión (no comerlo, tocarlo, inhalarlo) y regular los niveles de histamina. La famosa prueba de la alergia no es más que poner a nuestras células en contacto con esas moléculas potencialmente dañinas y ver cuáles nos afectan. Si el grado de alergia es muy alto puede generarse el llamado shock anafiláctico y se corre peligro de muerte, habitualmente por insectos, alimentos o algún medicamento.

Hay numerosos estudios que apuntan a que la contaminación atmosférica es causante de un aumento de las alergias, sobre todo en niños. Los cambios en el clima afectan a la polinización de las plantas y algunos contaminantes al unirse al polen exacerban su potencial alérgico. Así que bueno, no estaría de más que usáramos menos vehículos motorizados y nos pusiéramos en forma con la bici, ¿o qué? No se trata de creer o no creer en el cambio climático, primates. Los datos están ahí. Y son feos, muy feos.

 

El Lamonatorio en El Mono revista cultural (El Mono#50)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s