Especial VETUSTO

“La muerte os sienta tan bien”, qué gran película, ¿verdad?. Meryl Streep y Goldie Hawn viven eternamente gracias al elixir de la eterna juventud que les proporciona una grácil y misteriosa Isabella Rossellini. Pero, ¿sería esto científicamente posible? ¿Por qué envejecemos? ¿Cuáles son las causas por las que nuestras células se apochan? Hay muchas teorías al respecto pero en lo que todos los científicos coinciden es en que es un proceso multifactorial. Una de los causas principales que nos hace envejecer es el acortamiento de los telómeros de nuestras células. Los telómeros son unas zonas en los extremos de los cromosomas (ADN enrollado donde está almacenada nuestra información genética) que protegen a éstos de su degradación. Son como el recubrimiento de plástico que tienen los cordones, que evitan que se deshagan y se entremezclen. Cuando una célula se divide, primero duplica su ADN para generar 2 células iguales. Lo malo es que no es capaz de copiar toda la secuencia del telómero y éste se va acortando en cada división hasta que se hace tan corto que la célula no puede dividirse más y muere.

aug2012nl_telomere
Acortamiento de los telómeros del cromosoma en las sucesivas divisiones (vía Whole Health Insider)

Otro factor pro-envejecimiento es el estrés oxidativo. Los humanos, entre otros organismos vivos, respiramos oxígeno para que nuestra maquinaria celular funcione. Pero tras ese proceso generamos radicales libres, que no son militantes de ISIS sino compuestos de oxígeno muy reactivos que atacan a nuestro ADN, proteínas y lípidos. “The same thing that makes you live kills you in the end”, que decía Neil Young. La glicación también contribuye a que envejezcamos. La glucosa, el azúcar principal con el que obtenemos energía, se une a nuestro ADN, proteínas, etc. y no les permite realizar sus funciones (algo parecido al estrés oxidativo). Al parecer hay estudios que indican que reducir la ingesta calórica extiende la vida. Finalmente, el proceso de inflamación puede acabar en enfermedad si se convierte en crónico y se le atribuye un papel en patologías como el cáncer, el Alzheimer o la diabetes. Para mantenerla a raya se recomienda comer sano y realizar ejercicio físico regular pero moderado. También parece haber ciertos genes específicos que intervienen en el proceso de envejecimiento, de ahí que haya personas que parecen más jóvenes de lo que son, véase Michael J. Fox o Iñigo Errejón.

No sabemos si el elixir que les dio la hijísima de Ingrid Bergman a Meryl y Goldie tenía el poder de impedir el acortamiento de los telómeros, destruía los radicales libres o evitaba la glicación, pero seguramente algo de eso tendría porque si no sería científicamente imposible que esas dos MILFs se mantuvieran estupendísimas y con vida a lo largo de tantos años. Pobre Bruce Willis, lo que tuvo que soportar…

El Lamonatorio en El Mono revista cultural (El Mono #35)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s